martes, 25 de julio de 2017

El "ejemplo polaco"


Hace apenas unas semanas, el Presidente Trump nos deleitó con su retórica al ensalzar el apego del pueblo polaco por los “valores europeos”: tradición, religiosidad y, ante todo, animadversión frente a Rusia. Trump no dudó en poner a Polonia como “ejemplo” de la incondicional e indispensable defensa del legado del Viejo Continente. Un extraño paradigma que, de paso sea dicho, no comparten ni avalan los socios comunitarios de Varsovia.

Sin embargo, conviene señalar la presencia en la tribuna de honor de oficiales de los ejércitos Rumanía y de los Estados bálticos, así como de altos cargos de la Alianza Atlántica destacados en la región. ¿Pura casualidad? No, en absoluto. La visita del actual inquilino de la Casa Blanca a este país del Este europeo tenía una finalidad muy concreta: la puesta en marcha de la “Iniciativa de los Tres Mares”, un macro proyecto de independencia energética auspiciado por los Estados Unidos. Sus beneficiarios: Polonia, Hungría, la República Checa, Eslovaquia, Rumanía, Bulgaria, Lituania, Estonia, Letonia, Croacia, Eslovenia y Austria. Es decir, todos los Estados que podrían o, mejor dicho, deberían prescindir de las exportaciones de gas natural ruso, que inciden en las relaciones entre Moscú y Occidente. 

No se trata de un plan nuevo; la Iniciativa fue ideada durante la presidencia de Barack Obama, cuando Washington se comprometió a acabar con la dependencia energética de Europa occidental. Pero, ¿cómo? Las importaciones de gas natural norteamericano resultan demasiado onerosas. Jugar la carta de los países del Golfo Pérsico parecía hasta cierto punto arriesgado, cuando no disparatado. ¿Otras alternativas? ¡Cómo no! La respuesta se hallaba muy cerca de los confines de la Madre Rusia. Washington apostaba por… el gas natural noruego. Todo, con tal de desplazar al Kremlin. Y todo, con tal de reabrir la brecha entre “viejos” y “nuevos” miembros de la Unión Europea.

No se trata, recordémoslo, de una meta de la Administración Trump. La estratagema fue empleada en 2003 por el entonces Presidente Bush, para justificar el apoyo de los nuevos aliados de la OTAN durante la intervención en Irak.

Conviene señalar que, al igual que en aquella época, muchos políticos de Europa oriental no dudan en sucumbir a los cantos de sirena de Washington. Tampoco hay que extrañarse: las misiones diplomáticas estadounidenses en el Este europeo se han convertido en cajas de resonancia de la política de Washington, velando también por la “moralidad” política, la eficacia económica y los niveles de transparencia de las autoridades de los nuevos Estados miembros de la UE.

“Si hay que escoger entre la UE y la OTAN, digamos tres veces “sí” a la OTAN”, afirmaba recientemente un asesor político del Presidente de Rumanía. Tres veces OTAN, tres veces la Iniciativa de los Tres Mares, tres veces… Obviamente, la Casa Blanca recurre, una vez más, a la táctica del “divide y reinarás”. Esta vez, el objetivo no es la Rusia de Putin, sino la propia Unión Europea. Con Trump, el antieuropeísmo ha adquirido carta la naturaleza en la capital del Imperio.

“Polonia es el corazón de Europa”, afirmaba el Presidente norteamericano en Varsovia. Pero se vio obligado a añadir: “desde el punto de vista geográfico”. 

Desde el punto d vista meramente ideológico, a los europeos les preocupa la deriva totalitaria de las autoridades polacas.  El país está lejos de aceptar las reglas de juego de la UE, de respetar el concepto de Estado de Derecho. La reciente ley sobre la reforma del Tribunal Constitucional, la mordaza a los medios de comunicación estatales, que permite nombrar periodistas “a dedo”, la normativa sobre el embarazo y el aborto, la negativa a admitir refugiados “no cristianos”, irritan sobremanera a la Comisión Europea, que amenazó con retirar a Varsovia en derecho de voto y de limitar e incluso suspender la concesión de fondos europeos.

¿El “ejemplo polaco”? Hoy por hoy, los únicos dispuestos a seguir por esta senda son los ultraconservadores húngaros, más propensos a aliarse con Moscú que aceptar la disciplina comunitaria.

En resumidas cuentas, la brecha entre las dos Europas corre el riesgo de ensancharse.



   

viernes, 23 de junio de 2017

Brexit: ¿quién gana? ¿quién pierde?


La cumbre de la Unión Europea dedicada a la salida del Reino Unido de la Unión (Brexit), celebrada esta semana en Bruselas, finalizó con más interrogantes que respuestas. En efecto, todos y cada uno de los 27 Estados miembros defendieron su respectiva postura, sus intereses, haciendo hincapié en una común prioridad: el estatuto de los ciudadanos comunitarios residentes en las islas británicas. Un frente común, que preocupa a los políticos londinenses, conscientes del escaso margen de maniobra de la Primera Ministra Theresa May, derrotada en las últimas elecciones celebradas en Gran Bretaña. 

Aseguran los líderes europeos que la Primera Ministra británica no está en condiciones de dedicar mucho tiempo a las negociaciones con los 27. La debilidad de su Gobierno le obligará a ceder ante las exigencias comunitarias. 

Brexit: ¿quién gana? ¿Quién pierde?

Para contestar a esas preguntas, hemos decidido ofrecer a continuación un rápido repaso a las posiciones de los socios comunitarios.

Alemania. Cree que los ingleses tendrán que contentarse con “menos”. Es preciso alcanzar un acuerdo global, descartando las negociaciones bilaterales en los sectores de la fabricación de coches, la banca y/o la industria.

Austria. Los británicos no deben recibir “comidas gratis” durante la negociación. En resumidas cuentas, que no salgan aventajados tras la salida de la Unión Europea.

Bélgica. Aboga por el mantenimiento de relaciones estrechas con Londres. Asimismo, advierte ante el peligro que suponen las negociaciones bilaterales. No hay que ceder ante la tentación de celebrar consultas bilaterales. Promueve la introducción de niveles de integración mayor, incluso de una Unión a varias velocidades, con tal de reducir las posibles perturbaciones en el comercio con Gran Bretaña.

Bulgaria. Mantener las ayudas comunitarias tras la salida de los ingleses. 

Croacia. Garantizar la libertad de movimiento de sus ciudadanos residentes en Gran Bretaña. Insiste en que no se conceda acceso al mercado único si Londres no respeta las libertades fundamentales de la UE. 

Chipre. Preservar los derechos de sus ciudadanos que viven y trabajan en las bases militares británicas que operan en la isla, que mantendrán la soberanía inglesa.

Chequia. Partidaria de mantener las relaciones económicas actuales y oponerse a la introducción de obstáculos arancelarios y no arancelarios.

Dinamarca. Proteger el estatuto de sus exportaciones agrícolas y energéticas hacia el Reino Unido, los derechos de pesca en aguas inglesas y la retirada de Londres de la Agencia Europea para Medicamentos.

Eslovaquia. Evitar la aparición de “ciudadanos de segunda” en el Reino Unido.

Eslovenia. Que la retirada no tenga impacto negativo sobre el presupuesto de la Unión.

España. Defender los derechos de los españoles residentes en Gran Bretaña, el mantenimiento de los flujos comerciales, turísticos e inversiones. Negociar la soberanía de Gibraltar.

Estonia. Mantener buenas y estrechas relaciones con Londres. Buscar nuevas vías de cooperación (inclusive en materia de defensa) después de la retirada británica.

Finlandia. Prioridad absoluta a la adopción de una postura unitaria de los 27 durante el periodo de negociación. Preservar el equilibrio de fuerzas tras la retirada del Reino Unido.

Francia. Los británicos no tienen que esperar favores tras la retirada. Garantizar los derechos de los ciudadanos franceses residentes en Gran Bretaña y los derechos de pesca.

Grecia. Principal preocupación: la exportación de sus productos agrícolas. Mantenimiento de los derechos de los ciudadanos griegos – empleados y estudiantes – seguridad social, tasas universitarias, etc. 

Hungría. Mantener, en la medida de lo posible, los niveles de los intercambios comerciales. Estudiar un posible estatuto privilegiado para los intercambios. 

Irlanda. Aboga en pro de unas relaciones estrechas con Inglaterra, de fronteras abiertas entre Eire e Irlanda del Norte.  Favorecer el acceso del Reino Unido al mercado único. Insiste en la necesidad de que Londres facilite la libre circulación de los ciudadanos europeos.

Italia. Defiende de los derechos de los ciudadanos italianos residentes en el Reino Unido

Letonia. Hace hincapié en los derechos de sus residentes en el Reino Unido, la seguridad y la defensa. Quiere que Inglaterra siga participando, después del Brexit, en la política europea de seguridad.

Lituania. Prioridad a los derechos de sus ciudadanos, el mantenimiento de las relaciones comerciales, la contribución inglesa a los programas que seguirán después del Brexit.

Luxemburgo. Mantener y estrechar los lazos con la City de Londres. Acoger la Autoridad Bancaria Europea.

Malta. Desea un acuerdo “bueno y correcto”.

Países Bajos. Proteger los intereses comerciales y las acciones de seguridad. Limitar los daños para las partes.

Polonia. Defiende los derechos del millón de residentes en Gran Bretaña. Siendo Polonia uno de los mayores beneficiarios de los fondos de desarrollo, estima necesario impedir la reducción de éstos tras la retirada del Reino Unido.

Portugal. Prioridad a los derechos de sus ciudadanos, deseo de convertirse en la sede de la Agencia Europea del Medicamento. 

Rumanía. Defiende los derechos de sus residentes. Exige una colaboración estrecha con Londres 

Suecia. Cree que la retirada inglesa no debería implicar un aumento del presupuesto de los 27.

jueves, 15 de junio de 2017

Qatar: ¿primera víctima árabe de la era Trump?


¿Qué sucede cuando el segundo productor de “oro negro” del mundo – Arabia Saudita – arremete contra un molesto vecino - Qatar - segundo exportador de gas natural del planeta? Curiosamente, las rencillas se trasladan a la órbita de las relaciones internacionales, de la Política con mayúscula, y la recriminación tiene nombre: terrorismo. Es lo que pasó esta semana, cuando la Casa Real saudí decidió anatemizar al emir de Qatar, acusándole de apoyar a los movimientos terroristas árabes: Al Qaeda, Estado Islámico, Hamas, los Hermanos Musulmanes egipcios o los rebeldes huthíes de Yemen. Riad anunció la ruptura de relaciones con Doha; Egipto, los Emiratos Árabes, Bahréin, Yemen y las Islas Maldivas no tardaron en seguir su ejemplo.

Extraño comportamiento éste por parte del reino wahabita, instigador y artífice de la creación de Al Qaeda, socio de los servicios de inteligencia occidentales a la hora de engendrar nuevos monstruos: las agrupaciones “rebeldes” que han convertido a Siria en el laboratorio de una cruenta y mal llamada guerra civil. “Qatar fomenta el terrorismo”, afirman rotundamente los saudíes, recordando que Doha acoge a los cabecillas de agrupaciones políticas y militares extremistas, que figuran en las listas negras de Washington o de Bruselas.

De todos modos, las autoridades qataríes aprovecharon el fin de semana para tratar de poner los puntos sobre las “íes”. Mutlak a-Qahtani, consejero especial del Ministerio de Asuntos Exteriores de Doha encargado de la lucha contra el terrorismo, afirmó que los talibanes afganos que se hallan en el emirato fueron acogidos en 2013 “a petición expresa de los Estados Unidos”. Se trataba de crear una oficina de enlace destinada a facilitar la mediación entre los combatientes islámicos, el Gobierno de Kabul y la Administración estadounidense. La oficina cerró tras el fracaso de las negociaciones. Sin embargo, su personal sigue confinado en Doha.

¿Terrorismo? La preocupación de los saudíes por la “amenaza” terrorista parece un tanto insólita. Los politólogos prefieren barajar otras hipótesis: un enfrentamiento entre los productores de petróleo y los de gas natural, un conflicto entre los guardianes (saudíes) del Islam sunita y los descarrilados adeptos (qataríes) de la corriente chiita (iraní). La postura independiente de Qatar en la Organización de los Países Exportadores de Petróleo (OPEP) o su falta de disciplina a la hora de aplicar las decisiones del Consejo de  Cooperación del Golfo (CCG), organismo regional controlado por Riad, serían otros argumentos empleados por los analistas occidentales. 

Conviene señalar que el aislamiento de Qatar beneficia a dos actores clave de la zona: Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos. Los saudíes no ven con buenos ojos el acercamiento del emirato a Teherán. De hecho, Qatar, Kuwait y Omán han estrechado sus lazos con la República Islámica, principal contrincante de los saudíes en el mundo islámico. El reino wahabita no puede permitirse un enfrentamiento directo con el país de los ayatolás. Sin embargo, puede trasladar el combate a otros escenarios: Yemen, Siria, Irak, Líbano o Palestina. En la mayoría de los casos, la presencia de los qataríes, su ambigüedad a la hora de sellar pactos con uno u otro bando, con varios a la vez, irrita sobremanera a los estrategas de Riad. Pero lo que en realidad exaspera a la monarquía wahabita es la cooperación, tanto económica como estratégica de Doha con el régimen iraní. Recordemos que los dos países controlan y explotan el mayor yacimiento de gas natural del mundo, South Pars. Por si fuera poco, Irán ha firmado un acuerdo de defensa con Qatar, que garantiza la integridad territorial del emirato frente a un (hasta ahora) hipotético ataque saudí. Hay quien estima que la drástica decisión de Riad podría acelerar la aproximación de los qataríes al “gran Satán” chiita. Un peligro real, que podría generar nuevos desequilibrios regionales.

En el caso de los Emiratos Árabes Unidos, el conflicto debe interpretarse en clave… estratégica. Qatar alberga la mayor base militar estadounidense de Oriente Medio, ubicada en Al Udeid, cerca de la frontera con Arabia Saudita, y también el Cuartel General de la 5ª Flota de los EE.UU. Hace tiempo que los Emiratos pugnan por las instalaciones militares norteamericanas. Detalle interesante: los asesores políticos de Donald Trump parecen muy propensos en apoyar el proyecto. Cabe preguntarse, pues, si la reciente visita del Presidente estadounidense en la región no habrá servido de detonante de la actual crisis.

Recordemos que las relaciones entre Doha y Washington atravesaron momentos difíciles tras los atentados de 11 S y la guerra de Afganistán. En efecto, durante el verano de 2002, cuando el entonces presidente George W. Bush le pidió al emir de Qatar que modere la retórica de la cadena de televisión Al Jazeera (controlada por la familia real), éste le recordó amablemente la primera  enmienda de la Constitución de los Estados Unidos: la libertad de información. Al Jazeera, ¿caja de resonancia de la propaganda de Al Qaeda? ¿Portavoz del depuesto presidente egipcio Mohamed Morsi? ¿Vehículo de los mensajes de las “primaveras árabes”?  La cadena cuenta con muchos seguidores y detractores en las capitales árabes, aunque también… en Washington. 

Israel, país que mantiene desde hace décadas relaciones económicas y “semidiplomáticas” con Qatar, interpreta el aislamiento del emirato en clave positiva. Para Tel Aviv, la bravuconada de los saudíes pone de manifiesto la reactivación de la presencia político-diplomática estadounidense en Oriente Medio e implica un posible y deseado acercamiento del Estado judío a Arabia Saudita, Egipto y las monarquías del Golfo.  Por otra parte, la campaña antiqatarí permite que la virulenta retórica antisionista de los Gobiernos árabes quede relegada a un segundo, véase tercer plano.

Desde el punto de vista meramente económico, el boicot de Qatar podría suponer pérdidas de miles de millones de dólares en transacciones comerciales e inversiones en la zona, así como el encarecimiento de los créditos bancarios. Los analistas británicos estiman que los inversores no sabrán distinguir entre los riesgos que implican las transacciones con Qatar y/o los demás países del Golfo.

El boicot marítimo: sabido es que los Emiratos han prohibido el atraque en el puerto de Fuyaira a los barcos con destino a Doha, lo que podría repercutir en los costes de los envíos de gas licuado (GLP). Sin embargo, merced a sus nuevas facilidades portuarias, Qatar mantendrá el nivel de sus exportaciones de gas destinado a los países europeos y asiáticos.

Cabe recordar que en el pasado mes de abril, el excedente comercial del emirato ascendió a 2.700 millones de dólares, lo que permite contemplar un incremento de la compra de productos alimentarios. Qatar importa el 90 por ciento de los alimentos que consume. En 2015, el monto de sus importaciones ascendió a 1.050 millones de dólares. 

Aun así, el pánico se está apoderando de las Bolsas internacionales. Bienvenidos al inestable mundo de… Donald Trump.
       

viernes, 26 de mayo de 2017

Donald Trump y los “obsoletos”


Es costumbre que, tras la toma de posesión, los Presidentes de los Estados Unidos se reúnan con los líderes de los países miembros de la Alianza Atlántica. Se trata, por regla general, de encuentros informales, que poco o nada tienen que ver con las sofisticadas “cumbres” de jefes de Estado, destinadas a esbozar los planes de actuación de la OTAN. Sin embargo, parece que el actual inquilino de la Casa Blanca está dispuesto a cambiar las reglas de juego. No sería esta la primera vez; Donald Trump se empeña en imponer su peculiar estilo.

El encuentro celebrado esta semana en Bruselas debía haber tenido un carácter meramente simbólico. En principio, se trataba de inaugurar la nueva sede de la Alianza Atlántica, un edificio modernista, cuya arquitectura contrasta con las hasta ahora austeras instalaciones que albergaban la secretaría de la agrupación militar. ¿Simple cambio de piel? ¿Mirada hacia el futuro? Lo cierto es que la OTAN no va a desaparecer, como lo hizo en su momento el Pacto de Varsovia, brazo armado de Moscú durante la guerra fría.

No, la Alianza Atlántica no parece dispuesta a seguir los pasos de su ex rival. Al contrario, la estructura militar contempla una posible expansión al ámbito extra europeo. Esta es, por lo menos, la opción defendida por el aliado transatlántico, que desea un mayor involucramiento de los europeos en Oriente Medio, Asia y África, regiones azotadas por la lacra del terrorismo. Esta fue una de las propuestas formuladas en Bruselas por el Presidente norteamericano que, tras haber “regañado” a sus aliados por el escaso interés a la hora de sufragar los gastos de la Alianza – la famosa contribución del 2 por ciento del PIB destinada a la defensa - se apresuró a invitarlos a participar “activamente” en la lucha contra el Estado Islámico, símbolo del terrorismo yihadista. Los europeos, que participan ya directamente en los operativos bélicos de Oriente Medio, parecen poco propensos a incrementar su presencia en la zona. Sin embargo, contemplan una mayor cooperación en materia de logística e inteligencia. ¿Un brindis al sol?

Si bien durante su campaña electoral de 2016 Trump tildó a la OTAN de organización “obsoleta”, su opinión cambió radicalmente hace apenas un mes, tras entrevistarse con el Secretario General de la Alianza, Jens Stoltenberg, quien llegó a persuadirle de la ventaja que implica contar con una organización de defensa fuerte. “Dije que la OTAN era obsoleta, ya no pienso que sea obsoleta”, manifestó el Presidente sin parpadear. No será éste su primer ni su único zigzagueo en política internacional.

Lo cierto es que la Alianza puede ser útil no sólo para combatir el “terrorismo árabe”, auténtica bestia negra de Trump, sino también para reforzar la presencia militar occidental en Europa del Este, donde polacos, rumanos y bálticos emplean invariablemente el mantra “¡vienen los rusos!”.  De hecho, tanto Bucarest como Varsovia abogan en pro de una consolidación del flanco oriental de la OTAN, que implicaría también la adopción de una postura unitaria de la Alianza y la UE con respecto a las relaciones con el Kremlin. Ello supone un aumento sustancial de la ayuda económica (y no sólo) para Ucrania, Georgia y Moldova, países que han solicitado la adhesión a la OTAN.

El primer encuentro de Doland Trump con sus ex obsoletos aliados finalizó con algunos – pocos – resultados concretos. Sin embargo, sirvió para despejar el horizonte de las relaciones diplomático-estratégicas entre Europa y Norteamérica, que habían experimentado una crisis aguda a finales de 2016.

El inquilino de la Casa Blanca descubrió la verdadera faz de sus socios europeos. Por su parte, los “obsoletos” lo despidieron con un gran suspiro de alivio al comprobar que el “paraguas protector” del tío Sam sigue abierto. Pero de ahí a decir que las aguas han vuelto a sus cauces hay un abismo…

martes, 23 de mayo de 2017

Siria: dușmanii dușmanilor mei



În războiul din Siria, totul este permis. Alianțele se fac și se desfac, dușmanul de ieri devine aliatul de conjuctură. Totul este fragil, trecător. Logica nu însoțește manevrele obscure ale protagoniștilor.                                                                                                                                                                              
În urmă cu doar câteva zile, ziarele din “lumea întâi” reproduceau o știre surprinzătoare: Statele Unite vor pune la dispoziție armament pentru Unitatea pntru Protecția Poporului (YPG), miliție kurdă de orientare marxistă ai cărei membri împărtășesc ideologia Partidului Muncitorilor din Kurdistan(PKK), grupare turcă ce apare pe lista neagră a “mișcărilor teroriste”, concepută de Washington și Bruxelles.
Nici nu mai trebuie precizat că vestea incredibilă a provocat o profundă nemulțumire la Ankara. Guvernul Erdogan, care duce o luptă sângeroasă împotriva unităților PKK, plănuise să bombardeze bazele kurzilor sirieni din Unitatea pentru Protecția Poporului, acuzându-i pe liderii acestei mișcări de a fi avangarda Partidului Muncitorilor în țara otomană. Dar milițiile YPG au instructori ruși și, deja de mai multă vreme, consultanți militari americani. Atacul structurilor Unității pentru Protecția Poporului implică un potențial conflict cu doi aliați ai Ankarei: Moscova și Washington.
Statele Unite au ales să își îndrepte ajutorul indirect prin Forțele Democrate Siriene, organizație de grupări laice care combat Statul Islamic și Brigăzile Al Nusra, ramură a Al Qaida. Obiectivul său: apărarea democrației, federalismul și laicismul. Nici o legătură cu ideologia adversarilor săi, primii luptători trimiși în Siria în urmă cu cinci ani de Arabia Saudită sau Qatar și finanțați în acel moment de Pentagon și CIA.
Trebuie amintit că acțiunea destabilizatoare a Washingtonului, a cărei principală miză a fost detronarea lui Bashar al Assad, a coincis cu începutul rău numitelor “primăveri arabe”, manevră machiavelică menită să înlocuiască regimurile autocratice cu… guverne islamiste pro-occidentale. O crasă eroare de calcul, ale cărei consecințe le vor plăti atât Orientul, cât și Occidentul.
Sprijinirea mișcărilor marxiste? Această surprinzătoare schimbare de direcție a administrației americane este, înainte de orice, parte din incoerența politicii externe a Statelor Unite, a alianțelor de apărare “sui generis” care prejudiciază, pe termen lung, interesele “lumii întâi”.
Ajunge să ne aducem aminte de eșecul strategiei americane în Afganistan, Irak, Siria, Yemen… Încercările de a schimba fața lumii, a lumii arabe musulmane, au fost neproductive și de multe ori periculoase.
Apropierea de Unitatea pentru Protecția Poporului amintește, în mod ciudat, de confruntarea directă cu fosta URSS pe pământ afgan. Totuși, în cazul Siriei, problematica este mult mai complexă. Nu este vorba numai de prezența militară rusească în creștere pe teritoriul sirian, ci de stabilirea unor legături cu un popor, cel kurd, care visează la crearea unui stat transfrontalier. Marele Kurdistan, acea “regiune fără granițe” pe care o doresc ideologii PKK, s-ar extinde la teritoriile Iranului, Irak, Turcia și Siria.
E de prisos să mai spunem că în prezent unicul experiment viabil este Kurdistanul irakian, sau, mai bine spus, regiunea autonomă a Kurdistanului, univers separat teleghidat de America și de aliații săi israelieni. Totuși, când etnia kurdă din Siria a hotărât transformarea orașului Qamishli în capitala “sa” federală, răspunsul Washingtonului a fost rapid și ferm: “No way” (nici vorbă!) Chiar no way?
În Siria, la fel ca în Afganistán, în Irak, în Yemen, inamicul inamicilor nu va fi, neapărat, un prieten.